cuentos eroticos

ME LLEVE UNA SORPRESA

Escrito por wilfredo 28-06-2009 en General. Comentarios (1)



HOLA ME LLAMO RICHY <br />
LES CONTARE LO QUE ME PASO HACE UNOS MESES <br />
YO ME PUSE A CHATEAR CON UNA PAREJA DE CASADOS<br />
ERAN MUY JOVENES <br />
DE UNOS 24 A 25 ANOS ELLA SE LLAMA COTY Y EL SE LLAMA JOSE LE CAUSO CURIOSIDAD MI APODO DOTADO Y ME DIJO QUE TAN DOTADO DE QUE PORTE LO TIENES YO LE DIJE QUE MI PENE TIENE 22 CENTIMETROS Y QUE ERA UN POCO GRUESO PERO TENIA LA CABECITA BIEN GRANDE ELLOS ME DECIAN NO TE CREO MANDA UNA FOTO LA MANDE Y ME DECIAN TENEMOS QUE CONOCERTE YO LE RESPONDI QUE BUENO LE MANDE MI CORREO Y ME RESPONDIERON <br />
NOS JUNTAMOS UN DIA VIERNES EN LA TARDE Y ME LLAMABAN<br />
SI ACUDIRIA A LA CITA ME DIERON LA DIRECCION Y LLEGUE ERAN MUY JOVENES ELLA ERA MUY LINDA BUENAS TETAS B UEN TRASERO QUEDE LOCO ERA MUY LINDA EL ERA UN POCO BAJO TAMBIEN ERA BONITO YO TENGO 34 ANOS <br />
Y MAS ALTO QUE ELLOS PASE A LA SALA ME OFRECIERON UN TRAGO Y CHARLAMOS UN POCO ELLA SE ACERCO A MI <br />
ME DIJO QUE ERA ATRACTIVO <br />
PERO ESTABAN LOS DOS NERVIOSO<br />
<br />
COTY ME DIJO SAVES NUNCA HEMOS HECHO ESTO ESTAMOS NERVIOSOS PERO YA CONVERSAMOS CON JOSE <br />
Y QUEREMOS HACER UN TRIO <br />
PERO TU ME DAS SUSTO <br />
TIENES UN PENE MUY GRANDE POR LA FOTO QUE NOS MANDASTES PERO YA ESTAMOS EN ESTO <br />
HACI QUE LO AREMOS JOSE FUMABA COMO LOCO <br />
ME TOMO Y NOS FUIMOS A LA HABITACION <br />
ME TENIA LOCO LA COTY ERA MUY LINDA Y JOVEN <br />
NOSOTROS EMPESAMOS ME DIJO <br />
BUENO <br />
LE DIJE JOSE SE EMPESO A DESNUDAR TENIA UN PENE CHIQUITO PERO CHICO Y YA ESTABA ERECTO <br />
ELLA SE SACO LA BLUSA TENIA LINDAS TETAS DURITAS RICAS SE ME EMPESO A PARAR EL PENE <br />
SE DESNUDO POR COMPLETO ERA UN ANGEL <br />
SE TENDIO EN LA CAMA Y EL JOSE SE PUSO A CHUPARTE LA CONCHITA ELLA ME MIRABA LA COTY SE PARA EN LA CAMA <br />
Y ME DISE RICHY BEN ME SACA LA POLERA EL CINTURON <br />
EL CIERRE LOS PANTALONES Y ME DICE QUE LINDO QUE CABEZA RICA JOSE ME MIRA Y ME DICE A NO QUE GRANDE LO TIENES Y CABEZON LA PARTIRAS COTY LA TOMA CON LAS MANITO Y ME PASA LA LENGUA <br />
POR LA CABEZA QUE RICA LA TIENES SU LENGUA PASABA POR MIS COCOS ASTA LA CABEZA ME TENIA LOCO <br />
JOSE LE COMIA LA ZORRA COMO GOSABA <br />
MI PENE ESTABA TOTALMENTE PARADO Y NO AGUANTE MAS JOSE SE PARO Y ME PUSE A CHUPARLE SU CONCHITA RICA ESTABA MOJADITA SE LA CHUPE MUY SUAVE Y RICO <br />
PASABA MI LENGUA POR SU ANO TIRITABA DE PLACER LE COMIA SUS TETAS RICAS Y DURITAS YA ME DECIA RICHY DAMELO PERO POR FAVOR SUAVE Y DESPACIO LO TIENES MUY GRANDE PUSE LA CABESA EN LA ENTRADA DE SU CONCHA SE LA PASAVA LE PEGABA EN SU ZORRITA ME PUSE SALIVA EN LA CABEZA Y LA ESPESE A METER ELLA ME DECIA DESPACIO RICHY DESPACIO POR FAVOR ERA MUY ESTRECHA ESPESE A METER LA CABEZA Y CON SUS MANOS ME ECHABA HACIA TRAS Y YO CALIENTE LA TOME MEJOR Y LE METI LA CABEZA PEGON UN GRITO AYYYYYYYYYYYYYYYYYY DESPACIO RICHY <br />
PASE MI LENGUA POR SUS TETAS ME DA UN BESO CON LENGUITA RICO ME MORDIA MI LENGUA Y DE REPENTE SE LO MANDE A GUARDAR TODO ASTA LOS COCOS AYYYYYYYYYYYYYYY ME MATAS RICHY SACALO POR FAVOR YO LE DECIA NO ESTA TODO ADENTRO COTY AAAAAAAAA <br />
LA TIENES RICA RICHY DALE ESTA MUY BUENO DAME DAME <br />
HACY SE LO SACABA HASTA AFUERA Y SE LO METIA TODO TENIA UNA ZORRA APRETADITA ME DOLIA LA CABEZA Y JOSE MIRABA <br />
SE ESTABA PEGANDO UNA PAJA Y YO SEGUIA DANDOLE Y LE PONGO EL PENE EN LAS TETAS Y ME CORRO EN SU CARA SALIO TODA MI LECHE ME CHUPO TODA LA LECHITA QUE ME QUEDABA JOSE ESTABA TAN CALIENTE QUE TAMBIEN SE CORRIO EN SU BOCA Y NOS QUEDAMOS UN MOMENTO EN LA CAMA ESTABAMOS CANSADOS ELLA ME TOMABA MI PENE CON SU MANITO MIS COQUITOS ME BESABA JOSE DIJO TRAIGO ALGO PARA TOMAR Y YO LE DIGO BUENO <br />
ALGO HELADO POR FAVOR JOSE <br />
LO TIENES RICO RICHI ME DEJASTES LOCA ERES RICO EN LA CAMA YO NI TONTO NI PERESOSO LE DIGO PERO TENGO GANAS DE METERTELO POR EL CULITO <br />
ME DEJAS NO SE ME ROMPERAS EL CULITO RICHI Y YO LE DECIA PERO DESPACIO Y MUY SUVE ELLA ME DECIA NO SE PREGUNTEMOSLE A JUAN QUE DICE BUENO <br />
JUAN TRAE TRES TRAGOS <br />
Y LE DIGO JUAN PUEDO METER MI PENE EN EL CULITO DE LA COTY QUE DICES ESTAS LOCO LA PARTIRAS NO SI LO HAGO DESPACIO QUE DICES NO HAY VEMOS <br />
PASO UN RATO Y LA COTY ME TIRA DE ESPALDA A LA CAMA EMPIEZA A CHUPARMELO Y SE LO METE SOLITA TODO ASTA LOS COQUITOS BAJABA Y SUVIA ERA MUY RICA ME BESABA MI PECHO ME PASABA SU LENGUA Y ME PONE SU ZORRA EN MI BOCA PARA CHUPARSELA SIENTO QUE JOSE TOMA MI PENE Y EMPIEZA A CORRERME UNA PAJA YO ESTABA EN LA LUNA CHUPANDO ZORRA Y ME ESTABAN PAJENDO ESTABA EN ESA CUANDO JOSE SE EMPIESA A SENTAR EN MI PENE NO LE ESTRABA SIENTO CUANDO SE LO METE EN LA BOCA LA COTY LO MIRABA LE DECIA CHUPACELA TODA JOSE COMESELA SENTY ALGO MUY RARO PERO ME GUSTABA ME PONE MIS PIERNAS EN SUS HOMBROS Y ME CHUPABA LOS COCOS ME LOS MORDIA SE LOS TRAGABA ME LO CHUPO BIEN CHUPADO Y EMPIEZA A SENTARSE DE NUEVO SENTIA COMO EMPESABA A ENTRAR LA CABEZA EL DECIA AYYYYYYYYY DUELE DUELE AYYYY Y CUANDO MENOS SE LO ESPERABA HAGO MIS NALGAS HACIA A ATRAS Y LO TRATO DE METER Y NO ENTRA <br />
ME PARO FUERA DE LA CAMA YO ESTABA A FULL PONGO A LA COTY EN CUATRO EN LA CAMA Y AL JOSE TAMBIEN Y YO PARADO PONGO MI CABEZA EN EL CULITO DE LA COTY DESPACIO CON MUCHA SALIVA EMPIESO A EMPUJAR LE DOLIA PERO YO QUERIA METERSELO TODO DE UN EMPUJON LE METI MI CABEZA GRITO Y YO IGUAL ESTABA MUY APRETADO YA TENIA LA CABEZA ADENTRO DESPACITO LO FUI METIENDO DE APOCO ASTA QUE ENTRO TODO GRITABA Y GOSABA PERO ESTABA MUY RICO DESPUES DE UN MOMENTO SE LO SAQUE Y VOY DONDE JOSE Y SE LO METO TODO PERO TODO GRITO <br />
LA COTY LO MIRABA ESTRANADA PERO IGUAL LO ASUMIO <br />
Y LE DECIA TIENE BUEN PENE TE GUSTA JOSE EL DECIA SI COTY ESTA RICO Y DURITO ME LO TIENE TODO A DENTRO <br />
ACABE EN EL CULO DE JOSE Y LA COTY TERMINO DE SACAR MI LECHE CON SU BOQUITA PERO AHORA SOLO LO HACEMOS CON LA COTY EN MI CASA NOS JUNTAMOS LOS FIN NES DE SEMANAS Y GOSAMOS MUCHO


El Mundo Zenc (III)

Escrito por wilfredo 25-06-2009 en General. Comentarios (0)



Durante unas horas, estuve en la habitación, meditando sobre mi viaje dimensional.. empecé a formarme un plan de actuación.. lo primero de todo era intentar informarme del mundo en que vivía.. estudiar un poco la lengua, fijarme en las diferentes especies "..humanas".. y demás. Me vestí, y me fijé en mi primera esclava.. estaba dormida al suelo delante de la cama. Decidí seguir mi camino sin ella, después de todo, si por tan poca arena obtuve una esclava así, siempre podría comprar más.. además, me había dado tanto placer que decidí dejarla en libertad, así que me marché.
Mientras viajaba por la ciudad e iba elaborando mi plan, me fijé en que no había mujeres evolucionadas del elefante, y que había mujeres azules sin amo, aún más.. todas las mujeres azules eran libres.. todas vestían con un bañador transparente color crema, como el de la foto. Pense que tal vez se consideraban sagradas, o algo así. Pensando en todo esto me fijé que había llegado a una plaza, llena de gente.. pense que quizá había una parada de esclavas, y como quería comprar una felina, me acerqué. Pero no se trataba de una subasta de esclavas, sino de una especie de feria, donde las atracciones eran esclavas a merced de los que se divertían con ellos.
En una de las paradas, había unas mesas largas, con chicas (y digo chicas porque ninguna pasaba de veinte años), estiradas encima, atadas de manos y pies, con las piernas muy separadas, donde la diversión consistía en penetrarlas, y no sólo con la tranca, si no que con cualquier objeto.. botellas, porras, o con la mano, se podía follarlas, oyéndolas jadeas y gritar con las mordazas puestas.
En otro estante las chicas estaban atadas en postes verticales por los pies, las rodillas, la cintura, las manos, los brazos y por el pelo, y la gente se divertía torturándoles los pechos, pellizcándoles los pezones, mordiéndolos, corriéndose en ellos, colocándoles pinzas por el alrededor y por los pezones... mientras ellas, amordazadas como siempre, jadeaban, gritaban y lloraban de dolor y de placer.
Un estante que me puso bastante cachondo, consistía en una plataforma untada de una sustancia resbaladiza, con una chica arrodillada en medio, con los ojos vendados, las manos atadas detrás en la espalda, y las piernas separadas por una barra con dos cintas de cuero en las puntas que tenia atadas en los pies. El juego consistía en que tres hombres se acercaban a ella, y cuando menos se lo esperaba, la penetraban de una estocada por el agujero que más convenía.. a veces ella se movía para alejarse, pero sólo conseguía resbalar, untarse de la sustancia resbaladiza, y poner más cachondos a los tíos.
Otra que me llamó la atención consistía en una chica con unas tetas espléndidas, grandes y magníficas, estirada al suelo, boca arriba, con los brazos en cruz y las piernas muy separadas, sujetada al suelo con grilletes en pies y manos, y los cabellos enrollados haciendo un nudo en una estaca, que le impedían mover la cabeza, y con un aparejo en la boca que la obligaba a permanecer con la boca totalmente abierta, situada en medio de la plaza, donde todos los hombres y chicos que les daba la gana iban a correrse.. estaba llena de semen por todas partes.. el pelo, la cara, el cuello, los pechos y el vientre, las piernas y los pies.. la leche se deslizaba por su cuerpo sudoroso.. sus pechos, recubiertos de semen parecían lubricados, y su cara de ángel, estaba prostituida por ese líquido espeso. Siempre había algún chico de pie delante suyo machacándosela para correrse en su boca, y hacérselo tragar o para atragantarla, o otro chico con su esclava haciéndole una paja, una mamada o una cubana para después contener su corrida en la boca de su esclava y escupirla por el cuerpo de la chica de la atracción.. alguien se había corrido en sus ojos, y tenía que mantenerlos cerrados. Estuve tentado de correrme encima suyo.
La feria en cuestión era de lo más variada.. además, era totalmente gratuita.. no me pude contener de probar alguna atracción.. concretamente dos:
Una de ellas, consistía en penetrar analmente a una chica atada a gatas.. me lo pasé fantásticamente clavándole mi polla por el culo hasta el fondo, escuchando su particular gemido de dolor y placer, y haciéndola balancearse adelante y atrás.. además, en el suelo había dispuestos unos espejos donde podía contemplarse el vaivén de sus enormes tetas.. yo la penetraba una y otra vez, y ella, impotente, atada y amordazada, sólo podía gemir en su mordaza, sin poder oponer resistencia alguna, tenía que dejarse sodomizar.. sus pezones estaban duros y erectos, y sus pechos firmes echados hacia adelante balanceándose eran un espectáculo perfecto.. mis manos los recorrían presionándolos hacia arriba, mientras mis cojones chasqueaban contra su ano, cada vez más y más rápido. En sus ojos nacían lágrimas de placer que aún me ponían más y más cachondo.. sus tetas duras entre mis manos estaban a mi disposición, podía correrme dentro, en su ano, en su coño, en su espalda... donde quisiera, pues ella no podía hacer nada para evitarlo.
En cuanto a la otra, se trataba de unas fosas de más o menos un metro, donde se sentaban las chicas, y las cubrían con tierra de forma que solo la cabeza les salía de la tierra.. había distintas posibilidades.. empecé obligándola a que me la chupara.. me puse a gatas, metiéndole mi dura polla por la boca.. mientras ella me la mamaba y yo me balanceaba adelante y atrás, iba acercando las rodillas y los codos a su cabeza, de forma que la tenia inmovilizada bajo mis abdominales.. cada vez se la metía más al fondo.. empecé a tirarle del pelo, y ella se quejaba, y aún me ponía más cachondo.. le obligué a tragarse hasta mis pelotas. Levanté mi cuerpo, y me distraje golpeándola en la cara con mi polla.. se la restregaba por los pómulos, los ojos, la frente... cuando estaba muy dura y ella menos se lo esperaba, le metía mi estaca hasta el fondo intentando atragantarla, hasta que no me pude contener, y me corrí cuando más al fondo de la garganta la tenía.. toda mi leche fue dentro suyo.. empezó a toser echando semen por la boca, sin poder mover ni un musculo de su cuerpo enterrado.. volví a restregarle mi polla por la cara, dejándola impregnada de semen.. volví a penetrarla oralmente y me largué dejándola "..bien jodida"...
Decidí dar un paseo por la ciudad, y mientras pensaba en mi plan, advertí de la presencia de un objeto familiar.. estaba tirado al suelo.. me acerqué, me arrodillé y lo cogí.. sí! En efecto, era la libreta que guardé en mi mochila antes de atravesar la puerta.. que desapareció junto con todo al atravesar la dimensión.. y si la libreta había traspasado, lo más seguro era que mi módulo también lo hiciera: eso cambiaba mis planes.. si encontraba el módulo y podía regresar cuanto quisiera, y atravesar las dimensiones las veces que quisiera, mi vida seria estupenda.. podría joder esclavas para siempre. Pero antes que nada, tenía que llevar a cabo la primera parte de mi plan: comprar una felina.
Y así lo hice.. estuve dando vueltas un buen rato, no para encontrar una subasta, pues de éstas había muchas, sino para encontrar a la esclava perfecta.. y así fue.. después de más de dos horas pateándome esa acrópolis psicodélica, la encontré:
Era joven, unos 18 años, pero estaba muy desarrollada.. su cara mostraba el miedo de una esclava frente a su amo: sus ojos verdes y oscuros.. unas dientes perfectas y unos labios perfectos para hacer una buena mamada.. sus pechos grandes, tensos, fuertes y morenos, y sus pezones, duros, erguidos y empinados, ligeramente dirijidos hacia arriba.. su vientre era plano, liso y fuerte, y su ombligo perfectamente redondo y pequeño nacía un poco más arriba de su cintura.. erótica y perfecta silueta para agarrar mientras se penetra. Sus muslos, tensos también, duros y fuertes daban lugar a unas nalgas de piedra, que querían ser penetradas brutalmente.. un poco más arriba, donde empezaba la espalda, nacía una cola felina, larga y atigrada, con la cual los juegos y placeres sexuales se multiplicaban Sus piernas, largas y morenas, abiertas como estaban, dejaban a la vista un espléndido coño afeitado deseoso de ser embestido una y otra vez por la más dura de las erecciones.
Me acerque al vendedor y se la señale.. el tipo felino sonrió, me dijo qué sé yo qué y me extendió la palma de la mano.. tomé mi bolsa de arena, la abrí y el tipo, con una especie de inyección, cobró el precio de la esclava. Me costó unas diez veces más que la primera, por lo que comprendí que esta la haría durar mucho tiempo, pues era muy especial. El vendedor la desató, le puso un taparrabos minúsculo de piel, le ató las muñecas de las manos por la espalda, y le puso una correa atada al cuello, que me entregó. Ella me miraba con ojos de miedo, y su cuerpo cachondo me disparaba las hormonas y necesitaba follarla.. así que decidí dar una vuelta más por la ciudad, para conocer el terreno, mostrar mi esclava a los envidiosos, y recargarme de semen, pues me acababa de correr en la feria.
Partimos pues.. yo iba delante, y ella me seguía.. me fije en que muchos chicos se fijaban en ella, incluso los que estaban con sus esclavas, penetrándolas o gozando de una jugosa mamada en medio de la calle. Yo a veces me giraba y la miraba.. su cara expresaba miedo, puesto que yo era su amo, y se lo iba a demostrar.

 

Lorenzo.: El Beso Negro

Escrito por wilfredo 23-06-2009 en General. Comentarios (0)


De todos las actividades del sexo, la mas erótica y sensual es el beso anal, o lo que se llama “el beso negro.”

 

Siempre me he gustado darlo y recibirla, pero hay poca gente, afuera de damas u hombres de compañía, que se le ofrecen. Y las que la practica, hay menos que lo dan con entusiasmo o perfección.

Yo si lo doy con ánimo y perfección y mi relato es para que los lectores puedan apreciar y practicar este forma del sexo para realizar  sus deseos sexuales.

 

Lo más importante antes de empezar es la higiene. El ano tiene que estar bien lavado, tan adentro como afuera. Lo mejor es una ducha vaginal para limpiar el recto.

 

Se empieza haciendo el amor como normal: besando, acariciando, tocando y besando las genitales. Cuando mi amante se calienta le pregunta si esta lista por su beso especial. Se excita y me dice “si, mi amor” y se pone boja abajo estirado por la cama.  Me pongo a horcajadas sobre sus nalgas y me agacho para besar sus oídos y cuello. Lentamente me bajo besando su  espalda hasta que llego a su grieta. Lo soplo y  lameo su grieta para arriba hasta abajo.

Parte del erotismo para las dos es la anticipación del contacto de la lengua contra el ano. Así toda la maniobra de lentamente besar la espalda, las nalgas, y grieta es de excitar el recipiente que se esta ansiosamente esperando este contacto.

 

Ahorra desplegó las nalgas exponiendo el agujerito de mi deseo. Lameo toda la grieta alrededor del agujerito en círculos, cada vez más cerca del agujerito. Cuando llego, suavemente me corro mi legua en círculos sobre su ano. Le doy el “sacudo de la mariposa” que es el movimiento rápido de mi lengua sobre su orificio como las alas de una mariposa. Esto encenderá más su pasión y empieza a gemir más y más alto.

Después de un rato me pongo mas agresivo y apretó mi boca contra su ano y le doy unos lenguazas combinados con succiones. Alterno esto pasando la lengua por toda su grieta arriba por abajo. Regreso al ano y meto la punta. Esto se repite hasta que ella esta totalmente excitada, supliendo “que no me para, dame mas, aaaasssssiiiiii!”.

 

Para la mayoría de la gente, todo esto pasaría por un beso negro perfecto y estarán bien excitadas para de ahí seguir haciendo el amor.

 

Pero yo me prefiero seguir a otra etapa que quizás  no es para todos que es cogiendo el ano con la lengua.

Primero hay que dilatar el esfínter para que la lengua pueda penetrar. Esto se hace con dedos, consolador o  verga.

Pienso que el mejor resultado es usando la verga.

 

 

 

Le pongo en cuatro patas con su cabeza sobre la almohada. Lo lubrico y  con gentileza lo meto en el ano, hasta una tercera parte. Doy estocadas cortitas y la fricción alrededor del esfínter  causa que los músculos anales relajan. Cuando siento esta dilación, lo saco por entero y vuelvo a meterla, sacar y meter repetidamente. Cuando ya no hay resistencia,  se que su ano esta lista para la penetración de mi lengua. 

 

Me meto mi boca sobre su ano y empiezo acariciar la entrada con mi lengua y lo meto hasta todo. Solamente le puedes dar unos centímetros pero para ella la sensación es tremenda. Creo que el estimulacion es más psicológicamente que físico.

Ahorra para el tope, me acuesto, boca arriba sobre la cama. Ella me monte en rodillas a horcajadas en la dirección de mis pies. Con mis manos, guió su trasera hasta llegar a mi boca. Coloco sus manos sobre sus nalgas para que de su propio esfuerzo parte las nalgas dándome mejor acceso a su ano. Ahorra tengo mis manos libres para otras cosas como acareciar su vulva.

Con su ano apretado contra mi boca empiezo a darle un cogido a su agujerito. Si la dilación fue bueno mi lengua pase fácilmente entre su ano. Cuando mi lengua fatiga, cambio el tempo y  chupo  el ano. Ella no aguanta mucho de eso y mueve su trasera en círculos, frotando mi boca con su agujerito.

Mientras la cojo con mi boca, mis manos acarician su concha levantando la temperatura. No aguanta mucho de esto y  llega su acabado. Yo siento el comienzo del acabado por sus movimientos de su culo contra mi boca, su respiración y gemidos altos.

Siempre tienen un acabo de primera.

 

Yo creo que las parejas deben experimentar con el sexo anal. Lo importante es la limpieza. Chupando un ano lavado es igual  de sano que chupando una verga o vulva.

La única cosa que causa la gente resistir este placeres cultural.

Yo también era así hasta que una novia me mostró lo que se llamo “el viaje alrededor del mundo”. Empezó besando mi cuello, bajo besando mi espalda y me dio la gran sorpresa del beso negro. Estuve en la luna! Siguió, chupando mis huevos, a mi verga donde me dio una tremenda mamada mientras me cojia el ano con su dedo. Tuve un acabado tremendo. Siguió su vuelta hasta llegar a besarme en la boca, su viaje completo.

Era mi primer beso negro, pero no el último.

 

Anímate!

Mi Tia

Escrito por wilfredo 20-06-2009 en General. Comentarios (0)



De chico me encantaba Cristina, la novia de mi tio Miguel.No perdia momento de estar cerca de ella y besarla inocentemente cosa que nunca rechazo. Luego se casaron, tuvieron a mis primas y siguieron una vida normal. Un buen dia se fueron a vivir a otro pais y pasaron anos sin que nos vieramos. En casa quedaron fotografias y recuerdos que pertenecian a ellos y yo ya un poco mas grande disfrutaba masturbandome con las fotos en que Cristina aparecia en traje de bano.<br />
Anos despues yo segui su mismo camino y llegue al mismo lugar donde ellos vivian, ya casado y con una hija yo tambien. Mis primas se habian hecho mujeres y mi tia se mantenia muy bien a pesar de los anos.<br />
Fue muy normal que nos acercaramos y de nuevo yo no perdia tiempo y como en mi infancia, cada vez que tenia oportunidad la besaba y la abrazaba y siempre que estabamos solos lo hacia de la forma mas provocativa posible, con la esperanza de que algo pasara. Pero tenia miedo y aunque la deseaba pense que ella nunca haria nada.<br />
Tonto yo. Al paso del tiempo llegaron a mi rumores de que le era infiel al tio un amigo de este y sin querelo la oportunidad toco a mi puerta.<br />
Un dia al llegar a su casa note algo raro y me di la vuelta por el jardin en vez de tocar la puerta. A travez de una de las ventanas vi la erotica escena de Cristina en los brazos de aquel que yo no conocia. El la besaba en la boca y ella se entregaba sin pudor. Desde donde estaba no me hacia visible para ellos y pude disfrutar como el hombre le abria la blusa y dejaba al descubierto un par de tetas hermosas, no grandes, pero bien formadas sin que pareciera que habian amamantado a tres hijas. El hombre se deleitaba chupando aquellos pezones y ella solo movia su cabeza de placer. No los oia, pero adivinaba sus gemidos. Los veia entremezclar sus lenguas al besarse. El saco su polla y ella se arrodillo a mamar como toda una consagrada. Alli mismo no me contuve y me masturbe como un colegial. Luego regrese a mi auto y espere. Al rato salio el hombre, que reconozco era mas joven y apuesto que el cornudo de mi tio.<br />
No espere mas y toque entonces a la puerta. Abrio Cristina aun con la blusa sin abrochar completamente. Pude ver su cara aun con ese rubor sabroso de mujer caliente, con su respiracion agitada y las fosas nasales con la dilatacion propia del deseo.<br />
Aparentando no haber visto nada entre y la bese lo mas cerca de la boca que pude agarrandola con una mano por la cintura y con la otra sujetando su cara. Ella se dejo besar y me devolvio el beso como siempre lo hacia. No la solte y comenzamos a caminar yo abrazando su cintura. Luego tome sus manos y se las bese, cosa que no habia hecho nunca y la hizo preguntar por que lo hacia. Le dije que pense que le gustaria y solo sonrio.<br />
No habia duda que el desconocido me la habia dejado caliente y yo no queria soltar la presa que estaba alli frente a mi. Era ahora o nunca.<br />
Comence a decirle lo bien que se veia y en broma le dije que no creia que el tio Miguel pudiera con semajante mujer. Ella solo reia y yo que nunca habia dejado de abrazar su cintura cada vez la atraia mas hacia mi si rechazo aparente. Mi polla ya estaba rompiendo mis pantalones y ella se dio cuenta. <br />
Ella que se habia quedado caliente y yo que estaba al reventar. La combinacion fue demasiado para ambos. No aguante mas y al fin me decidi a cerrar el abrazo y dirigirme a su boca. Toque sus labios con los mios y no me rechazo. De un timido roce a timido beso de labios y de ahi senti que se entreabria su boca. Nuestras lenguas se enredaron y ya no hubo paz.<br />
Ella es una mujer de mediana estatura, piernas torneadas y muslos bien formados. Su boca de labios llenos, coronada por un par de ojos cafes intensos y vivarachos. Aquellos labios que tanto deseaba me besaban ahora a mi como un premio a mis infantiles deseos. Me besaban con un desborde de lengua y saliba que me hacia apretarla mas y mas contra mi.<br />
La sente arriba de mi en un sofa y sus muslos quedaron separados a mis costados. No dejabamos de besarnos en la boca y entre beso y beso nos deciamos miles de cosas que encendian nuestra pasion. Le decia como la deseaba desde nino y ella me decia que yo le habia gustado desde que habia llegado. Ahora era yo el que chupaba aquellas tetas que reventaban de placer. Cuando quise empezar a desnudarla me dijo que alli no. Me llevo entonces a la habitacion de mi prima menor que daba a la calle y desde donde se podia ver si alguien entraba en la casa. Alli fue ella la que empezo a desnudarse y yo no espere tampoco. Ya estaba desnuda frente a mi y aun mi pantalon estaba a medio quitar. Su cuerpo era delicioso y aun una incipiente barriguita producto de sus tres embarazos la hacian lucir hermosa. Al terminar de bajar mi pantalon mi polla reventaba los calzoncillos y ella se abalalanzo a terminar mi desnudez. Lo que senti al verla abrir aquella boca grande y comenzar a tragarse mi glande y llegar hasta mi tronco fue indecible. Nos tiramos en la cama y yo fui a buscar su entrepierna. Mi cara se aplastaba contra aquellos muslos blancos y tensos y cuando mi lengua llego a su clitoris estaba mojada como una colegiala. No pare de chupar, mordisquear, besar y mamar aquello que sobresalia por entre una abundante cantidad de bello pubico hasta que senti que un orgasmo como un terremoto la sacudio de pies a cabeza. Para ese entonces ya naturalmente habiamos tomado la posicion de 69 y ella queria tragarse mi polla y hasta mis testiculos.<br />
No perdi tiempo y la coloque debajo de mi. Sus piernas se abrieron nuevamente y no me costo nada penetrarla con lo mojada que estaba. Cuando me sintio dentro de ella me abrazo de tal forma que casi no me dejaba mover y busco mi boca en un beso sin fin. Comenzamos a movernos hasta hacer estremecer la cama.Ella volvio a tener otro orgasmo y ya fue demasiado para mi. La llene de mi leche sin ningun reparo y ella se moria de placer. Luego al sacarsela abrio su boca de nuevo y limpio mi glande con su lengua avida.<br />
Lo que siguio fue una escena de ternura increible. No me la imaginaba asi y me llego bien adentro. Termino sollozando y pidiendome perdon. Me confeso que el tio desde hacia mucho tiempo ya no la satisfacia y que se habia vuelto impotente. Ella tenia solo 45 anos y se sentia mujer a plenitud. No habia dudas de que merecia que alguien la amara con intensidad. <br />
Dias despues hablamos por telefono y le dije que queria seguir viendola. Nos sinceramos y ella acepto que tenia un amante. Yo le pedi que lo dejara para ser el unico y ella acepto. Tuvo algunos reparos por mi esposa, pero luego de otro encuentro aquellos prejuicios quedaron a un lado.<br />
Ahora soy yo quien le hace el amor al menos una vez por semana. El deseo de toda una vida se me cumplio.

La apuesta

Escrito por wilfredo 18-06-2009 en General. Comentarios (0)




[b]El poker de los jueves era infaltable.<br />
Ese jueves toco en casa y no había forma de modificarlo o cambiarlo.<br />
Habíamos quedado, también, que ese día dormías en casa y ambas actividades se contraponían y me incomodaban.<br />
“ No te preocupes” me dijiste<br />
“Con el dormitorio y una buena película, me bastan”<br />
“Hagan lo suyo” fue tu ultima apreciación antes de cerrar la puerta y acomodarte en el centro de la cama.<br />
<br />
Todos fueron llegando puntualmente, como siempre.<br />
Ya estábamos los cinco y sin demora se repartieron fichas y cartas.<br />
Comenzó el juego.<br />
Pasaban las manos y mis fichas bajaban mas rápidamente de lo que subían.<br />
Todo siguió igual, hasta que llego el primer intervalo, que siempre era acordado de antemano.<br />
Cada uno se levanto por distintos motivos: una copa, unos pocos pasos, baño y demás.<br />
Aproveche y fui a verte. Aun veías TV.<br />
“Como vamos”,dijiste. <br />
Solo moví la cabeza para hacerte notar mi fastidio.<br />
“Tengo tu talismán” y con la mano indicaste que me acercara.<br />
Dejaste tus tetas al descubierto y ambas manos las juntaste logrando que ambos pezones quedaran uno a la par del otro.<br />
“ Besalos y mordelos, que te llenaran de suerte”<br />
Al hacerlo casi logre olvidar mi racha perdedora.<br />
<br />
Los murmullos que llegaban desde la mesa indicaba que se reiniciaba la partida<br />
Las rondas pasaban y mis fichas disminuían. Necesitaba mis diez minutos de suerte para poder continuar, aunque más no sea hasta el final de la partida. Tardaban en llegar.<br />
Sin que nadie te escuchara apareciste parada bajo el marco de la puerta, enfundada el una larga camiseta de algodón, que claramente dejaba notar tu desnudez debajo.<br />
“Perdón, necesito tomar algo fresco” y te encaminaste ala cocina, sintiendo la mirada de todos en tu espalda.<br />
Volvieron a correr las fichas y al volver de la cocina, casi nadie se percato de que detuviste y te arrodillaste junto a mí silla.<br />
Al ver mis pocas fichas, supiste que seguíamos mal. Tus ojos brillaron para alentarme.<br />
Doblo la apuesta, se escucho. Mire mis fichas y me di cuenta que no cubría la doblada.<br />
Antes de que alcanzara a decir paso, te arrimaste a mi oreja y me dijiste: “ Soy tu ficha ganadora”<br />
El demorarme en contestar, sirvió para que todos se percataran de tu presencia y volaran nuevamente las miradas sobre tu cuerpo<br />
“ Besos de mi mujer para el ganador, cubren la apuesta?” pregunte y al unísono todos asintieron con la cabeza.<br />
Ganamos la mano y la apuesta para mi alivio.<br />
Siguieron las rondas y note que todos se habían acomodado y erguido sobre sus sillas, presintiendo de que se iba a poner muy interesante la partida.<br />
La mano ganada no logro cambiar la racha anterior.<br />
Las apuestas subían y me veía obligado a pasar por mi escasez de fichas.<br />
Al mirarte, alcance a leer tus labios que decían <br />
“Apostame, soy una ficha de las grandes”<br />
Corrió una mano de apuestas mas elevadas que lo habitual y antes de que llegara mi turno de responder alguien dijo “ Esto con besos no lo cubrís”<br />
Tenia buen juego y presentía que podía ganar<br />
“ Sino no son besos, que cubre la apuesta” dije<br />
Mi compañero sentado frente mío, que ya se sentía ganador, mirando alternadamente sus cartas y tu boca dijo<br />
“La lengua de ella sobre la pija del ganador hasta ponerla dura”<br />
“Aceptamos” dijiste mirando mis cartas<br />
demás esta decir que quien había formulado la apuesta, gano<br />
El resto decidió que se continuara la partida , mientras vos pagabas lo apostado.<br />
Al mismo tiempo que se repartían cartas, cruzaste gateando por debajo dela mesa, hasta quedar frente de la entrepierna del ganador.<br />
Mientras por encima de la mesa se escuchaba el ruido de las fichas, por debajo se encontraban tu boca y la pija de mi amigo, que había salido rápidamente para cobrar su apuesta.<br />
El cobro fui rápido porque en pocas succiones tus labios lograron ponerla extremadamente dura.<br />
Gateaste nuevamente a mi lado y todos supieron que la apuesta estaba pagada por el brillo de tus labios.<br />
Las apuestas comenzaron a subir mas que por el juego que se presentaba en la mesa sino para que yo no alcanzara a cubrir con las fichas que tenia en mis manos.<br />
Todos querían ganar su juego y elevar la apuesta.<br />
Fichas de las grandes aparecieron en el centro dela mesa y al ver que no retrocedías, no solo me armo de coraje para aceptar sino que también me excito.<br />
Con que cubro?, pregunte.<br />
Tu mujer desnuda sobre la mesa, con sus piernas abiertas y alternadamente la lengua del ganador y su seguidor hasta enrojecerle el clítoris, fue la respuesta.<br />
Estábamos lanzados y asentí para que se mostraran las cartas.<br />
Te diste cuenta que mi juego nunca podía ganar y que solo quería verte y que te vieran desnuda sobre la mesa.<br />
Antes de que se diera vuelta la ultima carta, ya estabas parada y sacándote la insinuante remera de algodón.<br />
El ganador de esa mano ya había retirado la silla para dejarte subir a la mesa. Antes de gatear hasta el centro de la mesa, metiste tu dedo índice en mi boca, lo llenaste de saliva y abriendo tu concha con tu otra mano, untaste tu clítoris para darle una presencia brillosa.<br />
Ya de espaldas sobre la mesa dejaste caer tu cabeza por el borde y abriste maravillosamente tus piernas, ofreciendo tu hermosa concha al ganador.<br />
Se inclino sobre tu entrepierna, apoyando su frente en tu vientre. Con su lengua empezó a recorrerte cada pliegue, deteniéndose sobre tu clítoris, haciéndolo vibrar con rápidos lengúetazos. Cada tanto llevaba parte de tus jugos hacia el interior de su boca.<br />
Tus pezones hacían que no pudieras disimular tu excitación.<br />
“Mi Turno”, dije quien había resultado segundo pero también ganador.<br />
Los labios de tu concha brillaban por la saliva dejada por la anterior boca, lo que la hacia mas apetecible.<br />
La segunda lengua entro directamente a la profundidad que juntamente con su labio apoyado en tu clítoris , te hicieron tensar y me miraste a los ojos para dedicarme la leche que te comenzaba a salir.<br />
Apretaste los muslos tratando de que esa lengua fuera lo mas adentro posible.<br />
Cuando volviste a abrir las piernas ambas lenguas de los ganadores estaban jugando en tu interior, poniendo extremadamente roja toda tu vulva.<br />
Casi como si fuera el compás final tomaste tus pezones y los excitaste para ofrecerlos a quien nos habíamos quedado afuera del festín.<br />
Decidiste que la apuesta estaba paga y bajaste despaciosamente dela mesa, para que todos te viéramos y de esa manera contribuir a poner mas duras las cinco pijas de la mesa.<br />
“Prosigamos el juego” alguien dijo<br />
Te volviste a ubicar a mi lado, pero esta vez tu mano se apoyo sobre mi pija, por sobre el pantalón.<br />
Tu sonrisa me decía que no parabas de imaginarte las cinco duras pijas.<br />
El juego prosiguió y mi suerte no cambio.<br />
El tiempo pactado de juego iba llegando a su fin. Estire mis fichas para llegar a las dos ultimas manos, que como era costumbre se apostaba muy fuerte.<br />
En la ultima mano casi la totalidad de las fichas fueron al centro de la mesa.<br />
Un leve apretón de la mano que estaba sobre mi pija, dio el consentimiento de tomar la apuesta.<br />
“ Creo que mi mujer alcanza y sobra para cubrir todas las apuestas” dije<br />
“ Si, pero sin limites sobre ella” fue la respuesta<br />
Pedí mis dos ultimas cartas tratando de al fin mi suerte cambiara. <br />
Nada de ello sucedió. Mi suerte estaba ausente esa noche.<br />
Te mire y creo que por el brillo de tus ojos estabas contenta por mi falta de suerte.<br />
Buena partida alguien dijo. <br />
Contemos y paguemos las deudas, dijo otro<br />
Como no tenia fichas por contar, me dedique a besarte profundamente. <br />
Mi mano llego a tu entrepierna estaba absolutamente cálida y mojada<br />
Mis compañeros ya habían establecido el orden de sus ganancias y se habían alineado en por orden para cobrar sus deudas.<br />
Las cuatro pijas duras, antes por vos imaginadas, ya estaban en la palma de cada uno de sus dueños. Cada uno intentaba de ponerla aun mas dura.<br />
El primero tomo tu cabeza con ambas manos y apoyo una corta pero gruesa pija en tus labios. Tus labios se separaron lo suficiente para ir comiéndola despaciosamente.<br />
Tu lengua giro sobre su cabeza y sin mas desapareció totalmente en el interior de tu boca.<br />
El resto , incluso yo, formo un circulo a tu alrededor.<br />
Luego de dos o tres engullidas sobre la primer pija, pasaste a la segunda.<br />
Hiciste el mismo trabajo sobre ella, solo que esta vez ibas preparando la siguiente con tu mano, para que cuando llegaras a ella estuviera extremadamente dura.<br />
Y así pasaste por la tercera y fuiste a la cuarta.<br />
Te detuviste allí un instante, porque era inmensa. <br />
“Este debe ser trabajo especial” dijiste. <br />
Abriste toda tu boca logrando comer toda su cabeza roja e hinchada. Apoyaste débilmente tus dientes en su base y comenzaste a dirigirte hacia la punta, mientras jugueteabas con tu lengua en su orificio.<br />
Cuando tus dientes llegaron al extremo, abriste aun mas tu boca y comenzaste a tragarla.<br />
Creo que pudiste comer solo hasta la mitad del tremendo miembro, En ese momento pensaste que si bien no entraba toda en tu boca, tu concha se encargaría de comerla enteramente.<br />
<br />
Logre ver en ese momento que dos gotas de tu leche se deslizaban por tus muslos. Brillantes y espesas.<br />
<br />
Fui el ultimo en recibir con mi pija a tu boca. <br />
Venia ya con los labios gruesos y elásticos.<br />
Me la chupaste magistralmente ,como siempre, haciéndome morder los labios para poder contenerme y no llenar tu boca con mi leche.<br />
Como conocías mi ritmo , te retiraste justo a tiempo.<br />
<br />
Antes de pararte, volviste a pasar por cada una de esas pijas, que latían pidiendo mas.<br />
Con tus dedos fuiste sacando una a una las gotas de leche que asomaban en el extremo de cada miembro, y las fuiste poniendo en tus pezones, logrando hacer una extraña crema que alcanzo para desparramarla en toda tus tetas.<br />
Parada al borde de la mesa, abriste tus piernas y te inclinaste hasta que tu torso quedo apoyado sobre el paño de juego.<br />
<br />
Tus pezones sintieron el frío del nácar de las fichas, al apoyarlos en el centro de la mesa. Se tensaron aun mas.<br />
<br />
Tu cola había quedado parada y expuesta. La apertura de tus piernas dejaba ver ambos agujeros.<br />
Ninguno de nosotros dejaba de pajearse, para mantener la dureza hasta que llegara su turno.<br />
“Todos, y de a uno, vayan entrando” dijiste<br />
La primer pija se apoyo en la entrada de tu concha. Abriste aun mas tus nalgas con las dos manos y con un solo empujón los huevos de mi amigo chocaron en tu cola.<br />
Empezó la batida, iba y venia masajeada por los músculos de tu vagina.<br />
Tus tetas hacían deslizar las fichas hacia los costados , las cuales hacían un sonido cascabeleante, que hasta parecía que ellas también disfrutaban de tu cuerpo.<br />
<br />
Tu decisión fue de que cada uno que fuera cogiendote, no se retirara hasta depositar toda su leche en tu interior.<br />
Así fue que sentiste la primera expulsión dentro tuyo. Apretaste tus labios para que cuando saliera esa pija, no se escapara una gota.<br />
La segunda pija entro deslizándose con facilidad entre tus canales húmedos.<br />
La altísima excitación que llevaba ese falo, le jugo en contra y en dos embestidas estaba chorreando leche adentro tuyo.<br />
Sin darle tiempo a que se cerraran los labios de tu concha enrojecida, entro la tercera pija, que a diferencia de las otras te exploro lentamente. <br />
Se retiraba hasta el comienzo de tu canal y volvía a entrar de manera mas lenta que la vez anterior.<br />
<br />
Esto te dio tiempo para lograr extender tus brazos sobre la mesa y que quedaran expuestas tus hermosas tetas, que vibraban ante cada empujón sobre tu cola.<br />
<br />
Cada tanto girabas la cabeza para lograr verme.<br />
Apenas movía mi mano sobre mi pija, lo cual bastaba para mantenerla tensa y erecta.<br />
<br />
Mis dos amigos que ya habían acabado en tu interior, al ver aparecer tus tetas despegadas del paño, no resistieron y se abalanzaron uno sobre cada una de ellas.<br />
Al mismo tiempo que tus pezones eran engullidos, la tercera pija estallo dentro tuyo.<br />
Tu concha empezaba a estar colmada porque hilos de semen corrían por la parte interior de tus muslos.<br />
<br />
Al verme que yo no me había movido de mi lugar, supiste que la pija que pugnaba por entrar era el tremendo pedazo, que no habías podido domar con tu boca.<br />
<br />
Hiciste apartar a todos y elevaste tus caderas poniéndote en puntas de pie. Estabas completamente lista para recibir y amansar semejante miembro.<br />
<br />
Con un gesto me indicaste que me pusiera frente a tu rostro. Nuestras bocas quedaron a escasos centímetros.<br />
Pude ver como crecían tus labios a medida que “esa” pija iba entrando<br />
Se volvieron irresistiblemente carnosos y redondeados.<br />
<br />
Casi lograba escuchar una especie de chapoteo, producido por ese miembro al entrar e ir desplazando las anteriores leches allí puestas.<br />
Supe que habías logrado recibirlo de manera entera cuando abriste tu boca y lanzaste un delicioso gemido orgasmico.<br />
<br />
Cerraste tus músculos e inmovilizaste esa pija en tu interior.<br />
Con la danza de músculos de tu vagina, lograste hacer acabar ese miembro que expulso una cantidad de leche, proporcional a su tamaño.<br />
<br />
“Estoy colmada y rabalsante lo que indica que es tu turno” me dijiste<br />
<br />
Me pare detrás de ti, tome con firmeza tus caderas y apoyando mi pija en el comienzo de tu cola, la fui dejando deslizar hasta que encontrar esa cavidad colmada y latiente.<br />
Mi cabeza comenzó a abrirse paso entre tus pliegues y a medida que iba buscando tu interior, hacia que tu concha colmada fuera desbordando y esas leches que habían estado llenándote, fueran chorreando abundantemente , hasta cubrir todo el largo de tus hermosas piernas.<br />
Cuando sentí golpear mi pelvis en tu cola, cambie la posición de mis manos , que tomaban tus caderas ,para llevarlas hasta tus tetas y envolverlas de manera tal que tus pezones latieran sobre mis palmas.<br />
Danzamos coordinadamente durante largo rato, hasta que supe que me corría.<br />
<br />
“ Tu leche por la mía” dije.<br />
<br />
Y así entre excitadas y apretadas risas . nos brindamos leches calientes y espumantes, hasta que todos los músculos de nuestros cuerpos quedaron relajados y acariciándose en su flacidez..<br />
<br />
En definitiva creo que al final, ganamos la apuesta.[/b]